A bailar madrileños, con cursos y talleres, o sin ellos..

Quien canta sus males espanta. ¡Venga! ¡Y quien baila también! Que agrado nos brindan las ventanas abiertas en Madrid, cuando de ellas escapan los sonidos de sus cursos de danza. A veces, estas nos sorprenden durante un paseo o regresando a casa luego del trabajo: flamenco, hip hop, danza jazz, contemporáneo, lo mismo da, nos vienen ganas de bailar. Y es así que estas ventanas nos cantan el ritmo, las modas y el gusto de la ciudad.

Madrid es flamenco pero también es hip hop, y entre baile y baile el mestizaje es inevitable, los ritmos se entrelazan: desde una ventana del barrio de Malasaña sale disparado un aire cargado de hip hop mientras que en el barrio de Salamanca la danza es jazz. Cursos en Madrid de baile para los amantes y curiosos de la danza contemporánea se promocionan a gritos en los talleres de bailes de Lavapies y el Rastro. Y el flamenco, el flamenco es una bella nube que entra y sale sin pasaporte a través de estas ventanas con adhesivos publicitarios que ofrecen talleres y cursos de danza para todas las edades.

La danza, siempre la danza. Seducción y liberación. Madrid baila y busca nuevos ritmos, los mezcla con lo conocido y los deja gateando.

¡A bailar que el mundo se acaba! Abrid todas las ventanas y dejad que la danza fluya y respire. Si de excusa sirven los cursos y talleres de danza, bienvenidos sean, ¡¡pero no confundiros que para bailar no hace falta pagar!!

Deja un comentario