Milagros Mengíbar por caracoles

Los caracoles son un estilo flamenco (también llamado palo) que pertenece al grupo de las cantiñas. Son difíciles de distinguir de las clásicas alegrías. Yo, en realidad solo lo distingo porque la letra repite constantemente la palabra caracoles a modo de estribillo. Como suele suceder en el flamenco, las variaciones las encontramos a menudo en los versos.

Aquí un ejemplo de la métrica:

Ay caracoles, ay caracoles
mocita ¿qué ha dicho usted?
que son tus ojos dos soles
y vamos viviendo y olé

Según Hipólito Rossy, flamencólogo y autor, entre otros, del libro Teoría del cante jondo, la música de los caracoles es francamente mala.

Y su éxito está en que gusta a los que no entienden de cante jondo, que son los más y por eso los profesionales los incluyen en sus conciertos y recitales.

Aunque no todos los expertos en flamenco opinan lo mismo. En lo que sí coinciden es en considerarlos más madrileños que andaluces, ya que tienen su origen en la zalamería de los emigrantes andaluces que fueron bien acogidos en Madrid, cuando con la llegada del ferrocarril, puedieron expandirse por el mundo en busca de trabajo.

El maestro del cante por caracoles es Don Antonio Chacón, y hoy en día grandes cantaores como Pericón de Cádiz, Naranjito de Triana o Chano Lobato. También el baile ha sido cultivado por grandes bailaores como Antonio Gades o Milagros Mengíbar.

Más información sobre este palo en deflamenco.com.