La muerte del narciso

Este solo de danza, interpretado por la bailarina mexicana Elsy Contreras, está inspirado en el poema homónimo de José Lezama Lima (1937). El amor y el odio a uno mismo. La muerte del narciso refleja la lucha entre la mente y el cuerpo, la madre naturaleza contra la civilización, lo primitivo contra el mundo tecnológico, robótico y automatizado.

La coreografía de esta danza, sobre música de Luciano Berio, data de 1975 y fue realizada anteriormente por ilustres bailarines, entre los que se encuentran Fernando P. Jones, bailarín de la Alicia Alonso Ballet Company; Hector Figuaredo, bailarín de La Guardia Ballet Company, y Francisco Araiza, primer bailarin del Ballet Concierto de Mexico (hoy Compañía Nacional de Danza).